Gigantes del Desierto: Pueblos y Culturas Etnicas del Noroeste de Mexico

Fragmento de un estupendo articulo elaborado por Angelica Pacheco Arce, me parecio interesante la inclusion de parte de su Obra, si desean conocer mas acerca de ello les recomiendo la lectura completa: http://www.vocesdeamerica.org/gigantes_del_desierto.htm

Angélica Pacheco Arce es arqueóloga y etnógrafa por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), institución con la que ha participado en diversos proyectos en varios estados de la república en conjunción con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Cursó en diplomado Logoanálisis Corporal Convergencia Reichiana en la Universidad Vox Populi de México y actualmente colabora como ecoterapeuta en la Universidad Voces de América, alternando este trabajo con su participación en la Compañía de Danzas y Música Africana Yanga, a la que pertenece desde hace algunos años, y sus funciones dentro de la Coordinación Nacional de Antropología del INAH.

Mujer Seri con pintura facial

El presente artículo, tiene como objetivo dar a conocer de forma sucinta pero clara, la historia de algunas de las culturas étnicas que sobreviviven en una parte de México, y de este modo, difundir otras formas de vida, sobre todo de algunos de los pueblos y culturas del Noroeste de México, de tal forma que podamos tener una breve pero enriquecedora experiencia visual y escrita de la vida cotidiana y religioso-festiva de algunos de los pueblos nativos que aún habitan en dicha región mexicana. Además, de un acercamiento a los diversos habitats en que se encuentran interactuando, y que por tanto, dan cuenta de la forma de vida que han tenido que optar para llegar con identidad, a veces sólida, a veces endeble, pero reconocida hasta nuestros días. Este artículo, también pretende ser un medio de difusión para viajar a otras partes del mundo; al conocer formas diferentes de pensar y vivir el universo, tendremos elementos para respetar otras formas de concebir la vida.

Niña Seri

Si bien es cierto que el Noroeste de México se ubica entre ambas zonas culturales y por tanto en contacto con ellas 2, debemos de reconocer que tiene una personalidad propia. Los pueblos étnicos que existen actualmente en Baja California Norte, Sonora, Chihuahua y Sinaloa, se reconocen como herederos de una larga tradición en la región. Muchos de los denominados sitios arqueológicos son espacios o lugares sagrados para los indígenas, tal sería el caso de las cuevas con entierro o con pinturas rupestres, los cerros con estructuras y/o grabados rupestres y lagos secos –paleolagos-, entre muchos otros.

Misión de Cocóspera, pimería alta, Foto del Centro INAH Sonora

Los primeros contactos europeos con pueblos del Noroeste de México, fueron con militares y misioneros jesuitas, quienes lograron el establecimiento de un gran número de pueblos de misión y presidios entre los pobladores nativos de Baja California, Sonora, Chihuahua y Sinaloa. Esta orden fue expulsada en 1767. Después de dicha expulsión, la orden franciscana se quedó a cargo del proceso misional, hasta después de la Independencia de México, ya que la región no podía secularizarse debido a que muchos pueblos nativos seguían defendiendo su territorio. Sin embargo, los franciscanos nunca logró cubrir toda la región, por lo que muchas misiones fueron abandonadas y nunca se volvieron a poblar.

Fariseos tarahumaras y Matachines yaquis, Semana Santa, Cuaresma Yaqui en Sonora

  • En la península de Baja California de norte a sur se encontraban los grupos de filiación yumana-cochími (cocopa, diegueño, paipai, kiliwa, cochimí, monqui), guaycura y pericú.
  • Hacia el centro del noroeste de Sonora se localizaban los pimas altos (pápagos, sobaipuras y cocomaricopas).
  • En la costa central sonorense los seris (tepocas, tiburoneros, tastioteños, guaymas, upanguaymas, carrizales y salineros).
  • Del centro de Sonora hacia el noreste serrano estaban los ópatas (sisibotaris, aivinos, tehuecos), eudeves y jovas.
  • En la zona central y hacia el sureste de Sonora se encontraban los pimas bajos (nevomes altos y nevomes bajos).
  • En el sur de Sonora y extendiéndose hasta Sinaloa, los cahitas (nures, yaquis y mayos).
  • En el extremo noreste de Sonora y noroeste de Chihuahua estaban los apaches quienes, al parecer, son bastante tardíos en la región.
  • Para el límite sureste de Sonora y hasta Chihuahua se encontraban los tarahumaras y guarijíos.

En el caso de Sonora, los grupos asentados en las márgenes del río Yaqui eran los que poseían las mejores tierras; los yaquis se encontraban en el curso inferior, en los valles cercanos a la costa, donde desembocaba el río en el Golfo de Baja California. Los pimas bajos  3 en la parte media y los ópatas en el curso superior, en donde se le conoce al mismo río como Bavispe. Los pimas altos vivían desde el río Gila en el actual estado de Arizona, Estados Unidos, hasta las márgenes del río Altar al noroeste de Sonora en México; éstos juntos con los ópatas mantenían constantes enfrentamientos con grupos atapascanos como los apaches, hocomes, janos y sumas, entre otros.

El Jefe Apache Jerónimo

Los apaches ocuparon la parte noreste de Sonora y el noroeste de Chihuahua desde el siglo XVII y probablemente un poco antes. Su nomadismo y espíritu guerrero fueron obstáculo para los colonizadores. Los apaches recorrían grandes extensiones de territorio, lo cual les permitía tener un conocimiento extenso tanto del desierto como de la sierra, abarcando desde el río Gila hasta Nuevo México y de la Sierra Nevada hasta la Sierra Madre Occidental en la frontera ópata y pima.

Hombre Seri

Otra etapa relevante se dió a principios del siglo XX en la región serrana de Sonora, en el municipio de Bacerac, antiguio territorio ópata. Esto fue la llegada de indios kikapús, provenientes de Oklahoma y Texas, Estados Unidos 5. Los kikapú emigraron a la población de El Nacimiento en Muzquiz, Coahuila, al noreste de México; y al pueblo de Tamichopa en Bacerac, Sonora al noroeste de México. Al parecer, cuando Texas se separó de México y pasó a formar parte de los Estados Unidos, consiguieron un permiso para asentarse en Coahuila, ya que la animadversión que sentían por los norteamericanos los llevó a dejar su territorio. En el caso de los que emigraron a Tamichopa en el municipio de Bacerac en 1905 y 1906, fueron convencidos por un norteamericano para emigrar y vender sus tierras, prometiéndoles administrar su dinero y comprarles tierras mejores en México. Por desgracia las 10,000 hectáreas que compraron en Sonora son tierras de mediana y baja productividad y son bañadas por una mínima parte del río Bavispe cuando este es suficientemente caudaloso; siendo la mayor parte de sus terrenos de agostadero.

Niño (Chepayeca) Yaqui

En el caso de los pápagos, quienes se reconocen a sí mismos como tohono o’odham, su territorio se vió dividido cuando en 1853, el presidente y dictador mexicano, Antonio López de Santa Ana, vende parte del territorio fronterizo mexicano a los Estados Unidos, en el llamado Tratado de La Mesilla. Los pápagos tuvieron entonces serios problemas para desplazarse libremente por su territorio, ya que muchos habían quedado del lado estadounidense, mientras que sus sitios sagrados y ceremoniales más importantes habían quedado del lado mexicano. Tuvieron que luchar durante décadas para lograr un libre tránsito por su milenaria región y que se les reconocieran las tres nacionalidades (pápago, mexicana y estadounidense), que por otro lado, sólo servían para deambular libremente por lo que fuera (y es) su territorio ancestral, ya que ante todo, ellos son o’odham.

Niña Pima

Bajo estos antecedentes, es importante enfatizar que los grupos étnicos que sobrevivieron, en primer término, al embate expansivo de la colonia, y en segundo, al del México moderno, han adquirido una serie de estrategias para mantener viva su identidad o revalorarla ante un sistema que los pone constantemente en pugna y conflicto con sus propios valores, sistemas de creencias y organización social. Por ejemplo, los yaquis, que han mantenido una cohesión tan sólida, a pesar de las estrategias de exterminio que han tenido que soportar desde el contacto europeo hasta la historia reciente. La mayoría de los yaquis habitan actualmente la zona de los valles de Sonora; no obstante, con las movilizaciones y políticas de exterminio étnicas, que sufrieron todavía a finales del siglo XIX y principios del XX, se desplazaron algunos de ellos a Hermosillo, capital sonorense y a la reserva de Pascua en Arizona, Estados Unidos.

Quizás uno de sus mayores logros, fue recuperar parte de su territorio, en la década de los años de 1930. Durante el mandato del entonces presidente Lázaro Cárdenas, quien con la Reforma Agraria, no sólo beneficio a yaquis, sino un gran número de pueblos étnicos y campesinos, entregándoles en forma de ejido o comunidad, un gran número de terrenos que confiscó a terratenientes y caciques. No obstante, el caso yaqui es de destacarse, ya que ellos solicitaron se les entregará el terreno como territorio autónomo, el cual fue y es reconocido como tal, ejerciendo en los ocho pueblos tradicionales de la Tribu Yaquis, forma en la que ellos se autonombran; un gobierno autónomo. Este hecho es de destacarse, si consideramos que es el único grupo étnico de México que ha conseguido un reconocimiento legal sobre un espacio determinado, llegando a considerarse incluso como el pueblo étnico de México con mayor cohesión social y que ha sabido mantener sus costumbres bien resguardadas dentro del grupo. De hecho, poco es lo que se conoce a nivel arqueológico de su territorio, sobre el cual no se ha podido hacer apenas nada, ya que no han dado el permiso para las investigaciones, considerando esos espacios como sagrados y por tanto inviolables.

Notas Importantes:

  1. Las fotos que se presentan son de la autora del articulo (Angélica Pacheco Arce), excepto cuando se indica.
  2. El ser humano, a lo largo de la historia, se ha caracterizado por la movilidad y la migración, que lo han llevado a conocer gran parte del planeta, aún el los lugares con climas más extremos.
  3. La denominación de pimas bajos y pimas altos fue establecida por los europeos. Obedeció al proceso de avanzada que siguieron misioneros y militares de sur a norte y no a un aspecto geográfico, ya que los pimas bajos viven en la sierra, mientras que los pimas altos viven en el desierto.
  4. Yoris y Chabochis son los conceptos que utilizan los pueblos nativos de los valles y de la sierra respectivamente para referirse a personas sin una identidad étnica y/o al hombre blanco.
  5. El territorio original de los kikapús comprendía la región de los Grandes Lagos entre Canadá y Estados Unidos, y los ríos Missisipi y Ohio, pero debido a la invasión de los blancos, decidieron emigrar, siendo poco a poco desplazados de su territorio original y terminando en Oklahoma y Texas.
  6. Nombre con que se designa una porción norteña de la Sierra Madre Occidental, entre los estados de Chihuahua principalmente y una pequeña porción de Sonora.

Como les recalco, esto son tan solo fragmentos del articulo, por tanto, los conmino a leer el documento completo de esta obra es escelente y cautivadora de principio a fin!

http://www.vocesdeamerica.org/gigantes_del_desierto.htm

comentarios
  1. jesus guzman dice:

    felicidades por su interes puescasi nadie se se ocupa por estas cuestiones no saben que hay que saber de donde venimos para saber a donde vamos,soy un apasionado de la historia de estos grupos agradezco toda la informacion que tengas te lo agradezco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s