La Boda de la Dama y El Yaqui

Publicado: marzo 28, 2015 en A mi Sonora, Articulos en Español, Curiosidades, Diversion y Ocio, Historia
Etiquetas:, , , , , ,

LA BODA DE LA DAMA Y EL YAQUI
Por Francisco Eloy Bustamante

Sucedió la boda de Isabela y Manuelito el yaqui; si bien muy rumbosa, pero en el cielo. Si, esto fue por allá en el mil ochocientos….

Muchos aldeanos lo aseguraban, pero nadie de ellos asistió. Y cómo si no hubo más invitados que españoles de prosapia y por supuesto los padres del novio de raza yaqui.

11070214_10206245407712709_4313249633696268451_n

Manuelito Tapia Gutiérrez era converso a igual que sus progenitores, y si no fuera por su piel trigueña pudiera asegurarse que era andaluz al igual que la novia. Manuelito era un joven muy inteligente, y tenía gran facilidad para socializar; aunque nunca se afrentó de los de su raza, se allegaba con puros blancos, más que todo porque laboraba en la oficina del gobierno colonial.

Era esta Villa tan pujante que se decía por esos años dieciochescos llegaría a ser la metrópoli del desierto. En la oficina del capitán hacía las veces de auxiliar de todo lo relacionado con la papelería enviada a la capital del virreinato, una muchacha rubia y recatada de nombre Isabela de la Torre y Landavazo.

Ella amaba a Manuelito por ser un joven además de apuesto, muy bien portado y con sentimientos muy nobles, todo un empleado muy íntegro a quien el capitán don Andrés de Alcorzer le tenía buena estima. No así los padres de la criolla quienes consideraban a Manuelito muy insignificante, “tan poca cosa”, solía decir doña Ignacia Durazo de la Torre y Landavazo. empero el marido, don Pedro de la Torre y Landavazo era un poco más condescendiente con los amoríos de su adorada hija, pero no podía contrariar a doña Ignacia su mujer, porque ardía Troya, era ella de carácter extremoso, “doña mecha corta” le decía la gente de la Villa y más de una vez la vieron explotar contra el esposo poniéndolo en ridículo en vía pública y en donde se le pegara la gana.

Isabela inteligente y decidida como era, pensó que la única forma de salvar su amor, era casarse cuanto antes para lo cual en cierta medida tuvo la aprobación de su señor padre don Pedro de la Torre y Landavazo, pero la madre ni oírlo decir; la amenazó con todos los anatemas que se puedan recabar del largo historial de la iglesia contra herejes y profanos. Desde luego Manuelito era muy católico, gran devoto de la Virgen de Guadalupe y algunos otros santos a quienes con regularidad les tenía velas prendidas.

Pero como este muchacho provenía de una raza diferente a la de la novia; no valieron luchas pues doña Ignacia nos cejó en considerarlo de raza inferior, converso por imposición, descendiente de chamanes y quien sabe que tantos epítetos le endilgó. Seguramente –decía doña mecha corta– una vez casados le va a salir lo salvaje al tal Manuelito, parte de una tribu hereje sojuzgada con la espada.

Pese a las muchas súplicas y ríos de lágrimas de Isabela, la madre no dio su brazo a torcer, estaba decidida a impedir la boda de su hija a cualquier costo. Y acudió a los saurinos y brujos que por los arrabales hacían todo tipo de encargos.
Muy bien –replicó doña Ignacia– te vas a casar hija, seguro que si te vas a casar, ya que estás decida a ello, pues tendrás tu boda, de eso ni duda te quepa.

Isabela se puso contenta por las palabras de su madre, pero de inmediato le pareció adivinar en aquel tono tan irónico que algo siniestro se escondía, y eso le preocupó sobremanera por lo que fue a alertar a su señor padre don Pedro de la Torre y Landavazo de este presentimiento al analizar profundamente cada una de las sílabas de doña Ignacia.

Desde luego don Pedro sabedor del carácter visceral de su mujer, también tomó algunas providencias de orden espritual. Fueron al templo, padre e hija para encomendarse a Dios y toda la corte celestial y que su poder los cubriera de cualquier malas artes que doña Ignacia pudiera invocar soltando buen fajo de dinero a los encargados de la magia negra del lugar.

Pero don Pedro de la Torre y Landavazo ignoraba el poder de la hechicería,la brujería y el satanismo que se practicaba en El Pitic. Doña Ignacia solo pedía a Satanás destruyera la vida de Manuelito.

Llegó el día de la boda para Isabela, el fraile ofició con normalidad, los cánticos se escucharon muy audibles hasta las orillas del pueblo; pero al salir del templo y recibir toda clase de parabienes por parte de las personalidades que los acompañaron dado a que don Pedro de la Torre y Landavazo era de posición acomodada, al ir subiendo los ya desposados al carruaje que los conduciría a su luna de miel, se decía que por rumbos de Guaymas, el cielo de pronto se puso densamente oscuro y sin más cayó un rayo sobre la frágil humanidad del novio que desde la cabeza a los pies quedó calcinado; Isabela de la Torre y Landavazo cayó hacia otro lado y también falleció a consecuencia de tan tremenda descarga.

Fueron corriendo a dar parte a doña Ignacia Durazo de la Torre y Landavazo quien no se había dignado acompañar a su hija, y en cambio aguardaba tras las cortinas a que ocurriera lo que ella había pactado, sufriendo una tremenda batalla espiritual contra todo aquello de bello y santo que se movía en el templo, en tan sonado desposorio de su única hija.

–¡Doña Ignacia!, ¡doña Ignacia! –gritaba un mozo– la niña murió.
–¿Cómo?, ¿quién dices que murió?
–Si, los dos, doña Ignacia, tanto Manuelto como Isabela, su hija están muertos.
–¿Ella también?…
–Así es doña Nachita, al tratar de subir a la carreta ambos cayeron fulminados por un rayo en el atrio de la iglesia y quedaron los cuerpos boca abajo sobre el húmedo empedrado.

Doña Ignacia se fue presurosa a casa del brujo, llegó jadeando y le aventó un buen morralito de oro sobre la mesa; le ordenó le preparara el veneno más fulminante que pudiera elaborar con su males artes. Una vez que tuvo la pócima en sus manos, la desdichada señora se lo bebió y allí quedó muerta a la puerta de la casa de aquel satánico sujeto que tanta desdicha trajo a la Villa del Pitic.

Don Pedro de la Torre y Landavazo suplicó a toda la gente que no se volviera a hablar de esta boda fallida, que el suceso se perdiera en el olvido por siempre y que jamás de los jamases se supiera nada de ello. Para que las fuezas del averno no se sientieran triunfantes sobre este pueblo, subrayó.

“Haré lo de Lot –dijo el abatido de don Pedro de la Torre y Landavazo– siempre que vea como se cierne la maldad sobre la Villa, clamaré a Dios por ella, a ver si así me salva, como salvó a Lot de la destrucción.

Vista en: Sonora Mágica y hecha publica por Ana Cecilia en los los Sueños de mi Pueblo Cajeme.

comentarios
  1. Luis Sandoval dice:

    Que relato por demas triste y doloroso; un par de almas que se quieren y por otro la suegra que odia cualesquier relacion aun despues de la boda y por ultimo el final tragico para todos ellos. En los pueblos mas antiguos se viven esos clasicos motivos pero no es uno ajeno a ello. Aqui en Tijuana tenemos varios casos similares que terminaron en tragedia. Uno de ellos fue la hija de una familia muy conocidad en los años +30 cuyo padre se opuso a que ella se casara y solo en articulo mortis lo hicieron! Ella sufriade Tuberculosis. Se dice que ella muerta deambulaba por una pequeña parte de en ese tiempo el centro de la ciudad…El que fue su esposo en articulo mortis llege a ser uno de los principales capitales de esta ciudad, su apellido era Campbell, su primer nombre Alejanro. Descansen en Paz.

  2. enrique dice:

    Para empezar, ¿Que correlación tiene la “magia negra” con lo del rayo? Si es que ocurrió, Por que la vieja esa no se compro un veneno mas barato para quitarse la vida en vez de pedirle veneno “mágico” a un “brujo”.
    ¿Por que la historia parece mas un montón de rumores juntos que un echo histórico?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s