Posts etiquetados ‘fiebre del oro’

La llamada República de Sonora fue un estado proclamado por el filibustero estadounidense William Walker en 1854, durante su primera campaña en Latinoamérica.

Sonora antes de Walker

El estado federal de Sonora en la actual República Mexicana se incorporó a la federación bajo el nombre de Estado de Sonora y Sinaloa el 31 de enero de 1824, tras su separación en las provincias de Sonora y Sinaloa en 1823. Según la constitución federal se le reconocía con el nombre de Estado de Sonora y Sinaloa, aunque también fue llamado oficialmente Estado de Occidente, según la constitución estatal de 1825. Este se dividiría en dos en 1830 y después de la publicación de sus respectivas constituciones, se integraron en 1831 como los estados separados de Sinaloa y Sonora.

En el año de 1836, la entidad vive un momento difícil, al expedirse la constitución centralista; como consecuencia, Sonora desaparece como Estado Federal y tiene lugar una sangrienta guerra civil entre los generales Gándara y Urrea, que habría de ser la primera de una larga cadena de luchas internas; a fines de 1838 la capital pasó a Ures, para establecerse definitivamente en Hermosillo, el 26 de abril de 1879.

Después del conflicto entre México y Estados Unidos en 1847,el estado perdió territorio con la compra Gadsden o Tratado de La Mesilla en 1853, Sonora que era el Estado más extenso de la república, cedió más de una cuarta parte de su territorio; poblaciones como Túbac, Tumacácori, Nogales, Tucsón y Yuma, formaban parte de la entidad que llegaba hasta el río Gila al Norte y al Colorado por el Noroeste.

La expedición de William Walker

La fiebre del oro de California atrajo a la costa del Pacífico a miles de estadounidenses e inmigrantes europeos y asiáticos, que iban en busca de fortuna. William Walker llegó a California en 1849, donde entró en contacto con las ideas expansionistas de los latifundistas californianos, y en 1853 visitó México buscando obtener un permiso gubernamental para colonizar territorio mexicano con colonos estadounidenses, el cual fue rechazado por el gobierno mexicano.

William Walker

Decidido a lograr su objetivo, en octubre de ese mismo año invadió la península de Baja California, y tomó La Paz, y proclamó la República de Baja California, nombrándose presidente. Después movería su base a Ensenada de todos los Santos, por acciones militares mexicanas. Ahí proclamaría la República de Sonora y aboliría la República de Baja California, integrándola a está el 10 de enero de 1854.

(más…)

LA NACIONALIDAD DE JOAQUIN MURRIETA
JAMES E. OFFICER   Noviembre de 1980

La historia de Joaquín Murrieta ha llegado a formar parte de la literatura de varios países. Entre los conocidos escritores quienes han empleado el tema de Joaquín en sus obras, se puede mencionar al mexicano Ireneo Paz-abuelo del poeta contemporáneo Octavio Paz-; al poeta chileno y ganador del Premio Nobel, Pablo Neruda; y al novelista norteamericano Walter Nobel Burns.  Además, una película norteamericana de la década de los treinta llevó la historia de Joaquín a muchos otros países del mundo.

Según la versión más conocida de la historia de Murrieta, él y su banda cometieron muchos robos y matanzas en la Sierra Nevada de California entre 1851 y 1853. Fueron perseguidos por un grupo de rangers encabezados por un tal Harry Love en el verano de 1853 y, según el capitán del grupo, Joaquín perdió su vida en una batalla con ellos en el mes de julio.  Después, la cabeza del supuesto Joaquín se exhibió en varios lugares públicos de California.

La primera versión de la historia de Joaquín salió a la luz en 1854 en San Francisco.  El autor era un joven periodista de California llamado John Rollin Ridge.  Cinco años después se publicó otra versión más larga.  Casi todas las versiones que han salido en diferentes lugares e idiomas desde 1860 están basadas en la edición de 1859.  No sabemos quien era el autor de aquella edición , pero es muy evidente que sacó muchos datos del libro anterior de Ridge.

Yo no se cuando la figura de Murrieta llegó a ser conocida en Sonora pero tal vez se podría saber al examinar los periódicos sonorenses de la década de los cincuentas del siglo XIX.  Tenemos datos positivos para confirmar que el nombre de Joaquín Murrieta era bien conocido por la década de los setentas.

Hace poco más de diez años que un investigador en Fresno, California encontró entre algunos documentos una referencia a una obra teatral sobre Murrieta que tuvo mucha popularidad en Sonora en 1872. Estos documentos formaron parte del diario de un ingeniero norteamericano llamado Albert Kimsey Owen que había visitado Sonora para investigar las posibilidades de construir un ferrocarril desde Texas hasta la bahía de Topolobampo, pasando por tierra sonorense.

Según el diario de Owen, un escritor mexicano de apellido Gabutti, un nombre más bien italiano que español, había escrito una obra dramática sobre las aventuras de Murrieta en California. Una compañía de actores mexicanos estaba presentando aquella obra en lugares como Hermosillo, Ures y Guaymas durante el mes de noviembre de 1872 y con buenos resultados. Owen escribe que “el nombre de Murrieta es bien conocido por todos los que saben algo de la época del oro en California.  Murrieta era del distrito de Hermosillo y dos de sus hermanos viven en Buenavista”.

La mención de Sonora como lugar de origen de Joaquín es consistente con las versiones de la historia del mismo que se publicaron en San Francisco poco después de los acontecimientos de 1853. Y en California como en México siempre se ha dicho que Murrieta era sonorense. Pero en Sudamérica y especialmente en Chile, existe otra opinión del asunto. Durante más de un siglo se ha mantenido que Murrieta era chileno, nativo del pueblo de Quillota, unos pocos kilómetros al norte de la ciudad de Valparaíso.

Estuve en Chile el año pasado y me dediqué a investigar cómo los chilenos habían llegado a la conclusión de que Joaquín era uno de ellos. Los folkloristas chilenos hicieron referencia a una obra escrita por un respetado historiador llamado Roberto Hernández Cornejo,  La mencionada obra que se publicó en dos volúmenes se tituló Los chilenos en San Francisco de California y la fecha de publicación es 1930. En el primer tomo Hernández Cornejo nos dice mucho de Murrieta y el mal tratamiento que recibió a manos de los angloamericanos. Lo hace dentro del contexto de la discriminación que sufrieron todos los chilenos en California y no deja la menor duda sobre la nacionalidad de Joaquín.  Según el primer tomo del libro de Hernández Cornejo Murrieta era chileno.

Otros colegas me hablaron de un libro llamado El Bandido Chileno: Joaquín Murrieta en California, publicado por primera vez en 1867. No logré ubicar copias ni en la Biblioteca Nacional ni en la Biblioteca del Congreso.  También me mencionaron un libro de Enrique Bunster titulado Chilenos en California que contiene un capítulo sobre Murrieta.  Encontré una copia de éste en la Biblioteca Nacional.

(más…)

La fiebre del oro en Sonora durante la década de 1850 y sus repercusiones diplomáticas con Estados Unidos, -Lawrence Douglas Taylor Hansen-

Resumen: Mientras que, para principios de la década de 1850, la atención del mundo entero se enfocaba en los campos auríferos en California, ocurría un movimiento semejante, aunque de proporciones menores, con respecto al territorio de Altar en el norte de Sonora.

El artículo comienza con una breve descripción de los intentos de explotar los depósitos de oro y plata en la región durante el virreinato, así como su papel en la creación de ciertos mitos y leyendas referentes a la gran riqueza que supuestamente existía debajo del subsuelo sonorense.

Se examina en particular, la expedición procedente de California que penetró a la zona en la primavera de 1851 en busca de oro, y que constituyó un antecedente importante relativo a las expediciones filibusteras encabezadas por Joseph Morehead, Charles de Pindray y otros aventureros extranjeros a lo largo de los cincuenta.

El artículo concluye con una evaluación del significado de la fiebre del oro de este periodo con referencia al desarrollo posterior del noroeste de Sonora, y de la integración del estado a los mercados comerciales de Estados Unidos y de otras regiones de México.

Abstract: While at the beginning of the 1850’s the world’s attention was focussed upon the California goldfields, a similar movement, although of greatly reduced proportions, was occurring with regards to the Altar District in northwestern Sonora.

The article discusses earlier attempts by Spanish and Mexican colonizers to exploit deposits of precious metals in the region, as well as the role of these early discoveries in the creation of myths and legends regarding the great riches which supposedly underlay Sonora’s soil.

It particularly analyzes the gold-hunting expeditions which set out for Sonora in the early 1850’s,together with their connection with the filibuster movements led by Morehead, Pindray, and other foreign adventurers.

It concludes with an evaluation of the gold rush’s impact upon the development of Sonora’s economy and society in the latter half of the nineteenth century.

Introducción
Mientras que, para principios de la década de 1850, la atención del mundo entero se enfocaba en la fiebre del oro en California, ocurría un movimiento semejante, aunque de proporciones considerablemente menores, con respecto a la región de Altar en el norte de Sonora.

(más…)