Archivo de la etiqueta: yaqui

Toma forma el Parador Turistico Yaqui

Toma forma el danzante yaqui en Loma de Guamúchil
Mónica Valdivia
www.sintesisnoticias.com

1067520150301-1

CIUDAD OBREGÓN.- La que será la estatua más grande de Latinoamérica toma forma. Se trata del danzante Yaqui de más de 30 metros de altura que estará enclavado en el parador turístico ubicado sobre la carretera México 15 a la altura de Loma de Guamúchil.

Las dos piernas y parte de la falda del danzante, fueron colocadas sobre la base de 7 metros de altura que será un museo con la historia de los ocho pueblos Yaquis.

Javier Camarena Armenta, residente de la obra, dijo que en el lugar ya se encuentra el pecho, brazos, la cabeza del danzante y la del venado en los próximos días llegarán los cuernos.

El danzante, que fue forjado en Hermosillo, deberá quedar completamente instalado durante el mes de marzo.

Son un total de 18 trabajadores destinados a la conclusión del parador turístico e instalación del danzante.

El parador, detalló el residente de la obra, lleva un avance del 85 por ciento y contará con dos secciones de baños, plaza, fuente, un área ceremonial y jardinería desértica con mezquite, palo fierro y palo verde.

El objetivo es que quienes transiten por la carretera México 15, paren en el lugar a descansar y a la par, conozcan acerca de las tradiciones de la etnia.

gal10675-2

gal10675-5

gal10675-3

Seguir leyendo Toma forma el Parador Turistico Yaqui

Recordar es Vivir, el Cajeme de esos Años

11096643_10206373542035987_6319802233178295767_n (1)

En la confluencia de la Sufragio Efectivo y No Reeleccion fungia esta Planta de Energia Electrica en los primeros años de Cajeme.

11014841_10206367693009765_5817839267715209239_n

La Embotelladora de Rafael y Enrique Inukai, en la esquina de Puebla y Rodolfo Elias Calles (200).

10429302_10206286311655282_4220933568453401896_n

Aproximadamente en los decada de los 70’s y principios de los 80’s existia este Embarcadero Refresqueria en el Bordo Oriente de la Laguna del Nainari, un lugar muy apreciado por los Pobladores de Cajeme, posterior a su retiro ubicaron una instalacion estudiantil del CREA dando lugar a lo que hoy el Gimnasio de la Laguna y la Velaria.

11084298_10206310933110803_8047691715720455300_n

En los 60’s, La Cervecería Modelo del Noroeste,SÁ,de C,V, iniciaba operaciones, fué inaugurada el día 29 de Junio de 1961, por el gobernador del estado Don Alvaro Obregón T, Don Encarnación Chávez presidente municipal, don Nemesio Diez y Don Antonino Fernández además del Sr. Luis Fuentevilla primer gerente de esta empresa pionera en la industria de nuestra región, posteriormente fungio como gerente general el Sr. Eduardo Prieto Calzada quien estuvo al frente de esta fábrica como 37 años hasta el año de 1997, sin duda el hombre más fructífero en este renglón, Fué la primer planta en exportar Corona extra del grupo a Estados Unidos (Comentario por Cornelio Encinas).

10469880_10206310955631366_405465642887972764_n

Calle California entre Jesús Garcia y Niños Heroes en la decada de los 60’s, La barda alta del lado derecho de la foto corresponde al Cine California, el Sector y Calle de las Licorerias le decian.

11079640_10206310976711893_4364309723911574394_n

Belleza de Foto, Calle Galeana tomada desde la Esquina de la Calle Sonora de Oriente a Poniente, destacando al fondo a la izquierda la parroquia de Guadalupe, en primer plano destacan algunas edificaciones importantes como la Botica Nueva del Profesor Guerra, los Hoteles “Plaza y Jardín” frente a la Plazuela 18 de Marzo.

11053064_10206245579196996_8408823123955597703_nAl parecer la diapositiva corresponde al periodo de 1945 al 1955, En Primer Plano la Casa Byerly por la Calle Sinaloa, se aprecia tambien la Casa Zaragoza y por supuesto al fondo a la izquierda, la antigua fachada del Mercado Municipal y el Historico Reloj en su azotea.

10172742_10206245599757510_7199474122870026674_n

El Hospital Municipal de Cajeme!

Seguir leyendo Recordar es Vivir, el Cajeme de esos Años

Poesia Yaqui: Henchi Née wáata

La poesía en lengua yaqui (hablada en parte del norte de México) tiene integrantes notables, aqui uno de ellos: Santos García Wikit, (Belem, 1910-2007). Esta es una de las poesías mas conocidas:

Henchi Née wáata

Túsi obiachi henchi wáata bétichivo
Ïi júnen taka juni née henchi wáata,
Henchi née huata káa nokimmea,
Káa henchi ten liutáka, káa ét mammakái,
Kía née henchi wàata
Henchí née ine-a káa henchí jippuekái,
Síime bél-leekataná née henchí wéiya,
Chókimpo chíkti née henchí bichá,
Bawémpo, tèekapo, Ii júnen taka juni née henchi wàata,
Empo jéeka-e, júu yuku,
Ájta júmee báam in jée –e-úm,
Si obiachi henchí wàata née betchi,
Ii júnen táka júni née hechí wáata,
Kía née henchí wáata,
Mék.ka.e néu áanee, sin mék-ka,
Katée áa joótu
Ii júnen táka júni née henchí wàata.

mexico_cultura_yaqui250_20060227

La Boda de la Dama y El Yaqui

LA BODA DE LA DAMA Y EL YAQUI
Por Francisco Eloy Bustamante

Sucedió la boda de Isabela y Manuelito el yaqui; si bien muy rumbosa, pero en el cielo. Si, esto fue por allá en el mil ochocientos….

Muchos aldeanos lo aseguraban, pero nadie de ellos asistió. Y cómo si no hubo más invitados que españoles de prosapia y por supuesto los padres del novio de raza yaqui.

11070214_10206245407712709_4313249633696268451_n

Manuelito Tapia Gutiérrez era converso a igual que sus progenitores, y si no fuera por su piel trigueña pudiera asegurarse que era andaluz al igual que la novia. Manuelito era un joven muy inteligente, y tenía gran facilidad para socializar; aunque nunca se afrentó de los de su raza, se allegaba con puros blancos, más que todo porque laboraba en la oficina del gobierno colonial.

Era esta Villa tan pujante que se decía por esos años dieciochescos llegaría a ser la metrópoli del desierto. En la oficina del capitán hacía las veces de auxiliar de todo lo relacionado con la papelería enviada a la capital del virreinato, una muchacha rubia y recatada de nombre Isabela de la Torre y Landavazo.

Ella amaba a Manuelito por ser un joven además de apuesto, muy bien portado y con sentimientos muy nobles, todo un empleado muy íntegro a quien el capitán don Andrés de Alcorzer le tenía buena estima. No así los padres de la criolla quienes consideraban a Manuelito muy insignificante, “tan poca cosa”, solía decir doña Ignacia Durazo de la Torre y Landavazo. empero el marido, don Pedro de la Torre y Landavazo era un poco más condescendiente con los amoríos de su adorada hija, pero no podía contrariar a doña Ignacia su mujer, porque ardía Troya, era ella de carácter extremoso, “doña mecha corta” le decía la gente de la Villa y más de una vez la vieron explotar contra el esposo poniéndolo en ridículo en vía pública y en donde se le pegara la gana.

Isabela inteligente y decidida como era, pensó que la única forma de salvar su amor, era casarse cuanto antes para lo cual en cierta medida tuvo la aprobación de su señor padre don Pedro de la Torre y Landavazo, pero la madre ni oírlo decir; la amenazó con todos los anatemas que se puedan recabar del largo historial de la iglesia contra herejes y profanos. Desde luego Manuelito era muy católico, gran devoto de la Virgen de Guadalupe y algunos otros santos a quienes con regularidad les tenía velas prendidas.

Pero como este muchacho provenía de una raza diferente a la de la novia; no valieron luchas pues doña Ignacia nos cejó en considerarlo de raza inferior, converso por imposición, descendiente de chamanes y quien sabe que tantos epítetos le endilgó. Seguramente –decía doña mecha corta– una vez casados le va a salir lo salvaje al tal Manuelito, parte de una tribu hereje sojuzgada con la espada.

Pese a las muchas súplicas y ríos de lágrimas de Isabela, la madre no dio su brazo a torcer, estaba decidida a impedir la boda de su hija a cualquier costo. Y acudió a los saurinos y brujos que por los arrabales hacían todo tipo de encargos.
Muy bien –replicó doña Ignacia– te vas a casar hija, seguro que si te vas a casar, ya que estás decida a ello, pues tendrás tu boda, de eso ni duda te quepa.

Isabela se puso contenta por las palabras de su madre, pero de inmediato le pareció adivinar en aquel tono tan irónico que algo siniestro se escondía, y eso le preocupó sobremanera por lo que fue a alertar a su señor padre don Pedro de la Torre y Landavazo de este presentimiento al analizar profundamente cada una de las sílabas de doña Ignacia.

Desde luego don Pedro sabedor del carácter visceral de su mujer, también tomó algunas providencias de orden espritual. Fueron al templo, padre e hija para encomendarse a Dios y toda la corte celestial y que su poder los cubriera de cualquier malas artes que doña Ignacia pudiera invocar soltando buen fajo de dinero a los encargados de la magia negra del lugar.

Pero don Pedro de la Torre y Landavazo ignoraba el poder de la hechicería,la brujería y el satanismo que se practicaba en El Pitic. Doña Ignacia solo pedía a Satanás destruyera la vida de Manuelito.

Seguir leyendo La Boda de la Dama y El Yaqui

Postales de Cajeme

postales

lagunanainaripq5

catedral_ciudad_obregon_sonora_mexico laguna_nainari umae_imss_obregon_sonora_mexico MX12235202039210 MX12182443915672 MX12182443922255 MX12235203138851 Seguir leyendo Postales de Cajeme

La Verdadera Historia de La Laguna del Náinari

Agradecimientos y Felicitaciones especiales al  Dr. Jesús E. Noriega Vega Autor de tan increíble y plausible artículo, también a Alvaro Obregón Ortiz por hacerla del Dominio Publico en FB del Histórico Cajeme ya que ello permite que mayor número de personas estén enterados de tan trascendental información ya que es en verdad sorprendente la Historia poco conocida de los origines de este hermoso lugar del Sur de Sonora.

La Verdadera Historia de La Laguna del Náinari

Ciudad Obregón creció a ritmo estratosférico, se convirtió en el motor y centro rector de la economía de Sonora y en algún momento de su historia llegó a tener más habitantes que Hermosillo, fue por esas fechas que se habló de cambiar a Cajeme la sede de la capital, referencia anecdótica que aún hoy irrita el melindroso regionalismo y orgullo de los hermosillenses¾, porque la superficie cultivada y la producción agrícola se multiplicaron con la construcción cada diez años de una presa en el cauce del Río Yaqui: La Angostura en 1941, el Oviáchic en 1953 y El Novillo en 1963.

Los datos sobre la historia remota de La Laguna del Náinari son escasos, diríase insólitos, pues las referencias anteriores a 1900 que aluden a La Laguna del Náinari, de plano son imprecisas o las descripciones se esfuman entre la bruma de vaguedades imaginarias de viejos relatos o en las argumentaciones literarias de los historiadores.

La realidad es que en el solar que lleva el nombre de Laguna del Náinari, a fines del Siglo XIX y principios del XX, durante la temporada de lluvias los pobladores de la región concentraban los hatos de ganado en celebraciones conocidas como “corridas”, en las cuales los vaqueros herraban y curaban bestias de engorda y carga, pernoctando en campamentos alrededor de los humedales que formaban las avenidas pluviales.

Hato Ganadero Cruzando el Rio Yaqui

Los ganaderos mantenían interés por las tierras bajas y anegadizas porque aparte de los charcos, entre los ralos follajes de la flora hallaban sombras para establecer los herraderos temporaleros en los que marcaban reses, caballos, ganado mular, así como burros, que por esos tiempos junto a los bueyes eran bestias cotizadas e infaltables en las faenas de los ranchos o labores.

De julio a septiembre el embalse natural de poca profundidad almacenaba las aguas que en los tiempos de lluvias escurrían desde el Zaperoa, la formación montañosa que queda al oriente de Ciudad Obregón. Si bien al principio los lugareños conocían estos rumbos con las simples alusiones de “Los Bajíos” o “El Bacerán”, poco a poco los humedales adquirieron el nombre de “náinari”, la castellanización de la voz yaqui “nátnari” que significa fogatas, y que fuera la expresión con que se referían a esos rumbos los yaquis merodeadores por las lumbradas que los vaqueros encendían y que podían divisarse a lo lejos.

arroz02

En la temporada de mayor embalse de aguas vertientes, en la laguna había de abundantes bandadas de aves autóctonas como palomas pitahayeras, chanates, tórtolas y gorriones, y año con año recalaban especies migratorias como patos, garzas, cigüeños, pichigüilas, por lo que el paraje fue un cotizado centro de reunión para muchos cazadores aficionados.

En sus aguas también proliferaron sapos, ranas y pececillos, e incontables culebras con las que se asustaban o divertían los inocentes lugareños de esos tiempos. Entre la fauna sobresalían las densas nubes de zancudos y jejenes que provocaban persistentes molestias a los visitantes, ahuyentando incluso a los más decididos exploradores. En los meses de estiaje, cuando las aguas de la laguna daban paso a apenas charcos lodosos o a tierras agrietadas y terrones resecos, en las orillas crecían los guacaporos, estafiate, malva, huajes, bainoros, vinoramas, sibiris, breas, mezquites, mezquitillos y uno que otro palofierro, la vegetación autóctona, temporalera y perenne, que es típica de los valles sonorenses.

images (5)

Algunos cronistas aseguran, incluso lo consignan en narraciones, que en las márgenes y el lecho del vaso lacustre se cultivaba arroz. Realmente no hay razones concluyentes para asegurar que los agricultores de la época sembraran el cereal, y es poco probable que aconteciera. El hecho es que no está comprobada la labranza de arroz o de otra especie, pues las avenidas de aguas broncas inundaban en forma súbita las tierras, los hondables que no podían controlarse y la poca o nula vigilancia de los andurriales dan poca credibilidad a la versión del cultivo del cereal. Salvo la leña de la flora chaparra y los zacatales para el ganado, es poco es poco probable que alguien emprendiera cualquier cultivo controlado entre los matorrales.

Es más, en esos tiempos ni siquiera había rastros de los Laureles de la India que desde hace décadas crecen majestuosos, adornan La Laguna y ofrecen sus sombras protectoras a los visitantes. Esos árboles empezaron a conocerse en estas latitudes en la época postrevolucionaria, pues fueron los indios yaquis quienes los trajeron de la península de Yucatán, al regreso del destierro. A ello deben estos árboles el festivo nombre de “yucatecos” con que los habitantes del Sur de Sonora los conocen, que sin dificultad se ambientaron al clima extremoso de la región.Aunque sólo se dispone de testimonios orales, la gente de antes aseguraba que durante las travesías de José Ma. Leyva Pérez, Cajeme, en campaña por hermanar Yaqui y Mayo, rancheaba en las inmediaciones del remanso, donde además refrescaba las cabalgaduras. Se notan los aires de leyenda y nostalgia en esta versión y es poco probable que sucediera, pues en las cercanías están las riberas del Río Yaqui, donde acampar tenía otras ventajas.

A mediados de la década de los 20´s del siglo pasado, tras cumplir el mandato en la presidencia de la República, el Gen. Álvaro Obregón se enfrascó en diversas empresas. Para las actividades agropecuarias, Obregón construyó la Hacienda del Náinari al oriente del estanque y abrió al cultivo centenares de hectáreas. Andando el tiempo mandó dragar el lecho de la laguna para contener las avenidas de las lluvias y almacenar las demasías.

13394050_888005908011388_8846599659877183126_n

Seguir leyendo La Verdadera Historia de La Laguna del Náinari

“Empanadas de Calabaza”, ningunas como las de Sonora

EMPANADAS DE CALABAZA

empanadas

Ingredientes

  • 2 kg. de harina
  • 250 gr. de manteca vegetal
  • ½ tz de azúcar
  • 45 gr. de levadura en polvo
  • 3 huevos
  • 4 cucharadas de canela molida
  • leche tibia (la necesaria)

Conserva de calabaza —para barnizar—

  • ½ taza de leche
  • ½ cucharada de crema entera

Conserva de Calabaza

  • 1 calabaza de 4 kilos partida en pedazos medianos y sin semillas
  • 1 ½ lt de agua
  • 1 kg de piloncillo en trozos pequeños
  • 1 taza de azúcar
  • 1 raja de canela
  • 1 camote en trozos

Preparacion

Se pone al fuego todos los ingredientes de la conserva, se deja cocinar a fuego medio hasta que la calabaza esté suave. Se saca la pulpa de la calabaza y se hace puré, no debe quedar muy aguado, si esto pasa se pone al fuego hasta que se seque un poco.

La canela se muele en la licuadora, no queda completamente pulverizada, pero eso le da un buen sabor a la masa.

Para la masa se mezclan todos los ingredientes, se amasa agregándole poco a poco la leche tibia, hasta que la masa quede suave, pero no muy pegajosa. Se deja reposar tapada con una servilleta hasta que doble su tamaño.

Se hacen bolitas de la masa y se extienden con un rodillo, no redondas, sino ovaladas, se rellenan con la conserva, se doblan a la mitad aplanándolas de las orillas para que no se salga el relleno y se acomodan en una charola engrasada.

Se dejan reposar hasta que se esponjen un poco.

Aparte se mezcla ½ tz de leche con ½ cucharada de crema. Con ésta mezcla y con la ayuda de un pincel se barnizan las empanadas.

Se hornean a 180 ºC hasta que estén un poco doradas de abajo, luego se pasan a la parte baja del horno para que se doren de arriba, ya que quedan mejor.

Para las empanadas de piloncillo, solo se cambia el relleno por piloncillo en trocitos y pedazos de nuez, a éstas se le pone un poco más de piloncillo encima para que se derrita sobre la masa.

imagen

Cronología de Presidentes Municipales de Cajeme

prefotos01

prefotos02

prefotos03

alcaldes

Seguir leyendo Cronología de Presidentes Municipales de Cajeme

Desde “Maquina Chuculi”, pasando por “Meregilda” y terminando con la “Flor de Capomo”

El Cahita es la manera en la que se le conoce a diferentes dialectos similares de Sonora y Sinaloa como son: Yaqui, Mayo, Zuaque, Tehueco, Tepahue.

Los Parientes mas cercano son los Opatanos y los Tarahumaranos: Donde estan los Opatas, Eudebes, Tarahumaras y Guarijios.

Comparten tradiciones, como la Paskola y Fariseos. Los pueblos de la sierra de Sonora eran Opatas, Ejemplo: Bacanora, Banamichi, Opodepe, Nacameri, Sinoquipe, Bavispe

Flor de Capomo

Maquina Chuculi

La Meregilda

El Palo Verde

José María Leyva Cajeme, El Caudillo Yaqui

558080_571858409567064_1398263414_n

José María Leyva Cajeme, Caudillo Yaqui, 1875-1887

Nacimiento 14 de mayo de 1835
Hermosillo, Sonora
Fallecimiento 23 de abril de 1887
Tres Cruces de Chumampaco, Sonora

“Antes como antes y ahora como ahora”

José María Leyva Pérez, más conocido como Cajeme “El que no bebe” (Hermosillo, Sonora, 1835- Tres Cruces de Chumampaco, 1887) fue un caudillo yaqui, una de las etnias existentes en México asentadas en el territorio correspondiente al estado de Sonora. Fue hijo de yaquis de raza pura, Francisco Leyva de Huíviris y Juana Pérez, de Potam. A los 16 años estudió en Guaymas con el prefecto Cayetano Navarro y en 1854 combate en el Batallón Urbanos, a Gaston de Raousset-Boulbon en la Batalla de Guaymas.

A los 18, ya sabiendo leer y escribir, marchó a Tepic donde trabajó como herrero. Es reclutado por la leva, sirviendo en el Batallón de San Blas, desertando a los 3 meses.

Trabajó como minero en El Montaje, cerca de Acaponeta. Viajó a Mazatlán e ingresó a las filas de Pablo Lagarma, quien se había pronunciado por la restauración constitucional. Poco después formó parte del batallón de pimas, ópatas y yaquis que derrota al general reaccionario Igunazo en 1859. Sirvió también al gobierno como capitán de caballería, cuando se tenía que perseguir hasta Chihuahua a Carlos Conant Maldonado.

 

En 1853 se unió al ejército mexicano y en 1874 fue nombrado “Alcalde Mayor” de los yaqui por el entonces gobernador de Sonora Ignacio Pesqueira. En vez de pacificar al pueblo Yaqui, que era lo esperado por Pesqueira, los unió a todos ellos y se rebeló en 1875.

Reestructuró y disciplinó a la sociedad yaqui para poder darle seguridad económica y preparación militar; instituyó un sistema de impuestos, el control del comercio externo, revivió la práctica misionera de los trabajos comunitarios e institucionalizó la tradición tribal de las asambleas populares como cuerpos de decisión, al tiempo que almacenó material de guerra.

Esto le permitió resistir los ataques del ejército mexicano hasta la caída del Fuerte El Añil en 1886. Fue capturado en Guaymas un año más tarde y ejecutado en Tres Cruces de Chumampaco. la frase mas Recordada hasta la fecha del indio Cajeme, como se le conoce popularmente “antes como antes y ahora como ahora”.